GreenTecGreenTec

Espacios verdes y sus beneficios para la salud

Según estudios médicos y científicos “un poco de verde descansa la vista y alarga la vida”

Se realizaron unos estudios dentro de la Universidad de Michigan, donde surgió el término “ambientes de restauración”. Esto se refiere a espacios naturales o vegetados que pueden resetear la cabeza cuando uno con ciertos niveles de estrés. Estos científicos no son los únicos que notaron los beneficios del verde: psicólogos de varios países exploran el impacto de la naturaleza en el funcionamiento mental de las personas, en sus relaciones sociales y en su bienestar psicológico, e incluso físico. Muchos profesionales están saliendo del laboratorio para poner sus investigaciones en el terreno práctico, colaborando con diseñadores de interiores, arquitectos y urbanistas para crear edificios y ciudades psicológicamente saludables.

Los seres humanos disponemos de dos tipos de atención: la atención dirigida y la que llamaron atención de fascinación. El uso excesivo del primer tipo de concentración produce lo que se llama “fatiga de atención dirigida” y que deviene en impulsividad, distracción e irritabilidad. A partir de estos síntomas, se descubrió que el estado de fascinación aplicado a la naturaleza, puede ayudar a que las personas se recuperen de la fatiga.

“Si se puede encontrar un entorno donde la atención sea automática, en la que usted se permita dirigir su mirada para descansar, significa que es un ambiente ideal para la fascinación”. Y según los estudios, resultó que casi siempre ese lugar es verde.

Pero ojo, parece que que no es necesario internarse en un bosque para disfrutar de efectos reconstituyentes de la naturaleza, ver algo de naturaleza desde una ventana puede ayudar, y mas aún verlo en un cuadro o panel vivo dentro de un espacio propio. En un estudio, también realizado por esta universidad ,se encontró que los oficinistas que gozaban de una vista de la naturaleza desde sus puestos de trabajo, les gustaba más su tarea, disfrutaban de mejor salud y estaban más satisfechos con sus vidas Laborales y personales.

En una serie de experimentos aplicados en diversas sociedades europeas  se exploró la capacidad de la naturaleza para recuperar a la gente de lo se llama “el desgaste psicológico normal”.

En un primer estudio se le pidió a una serie de participantes que, durante 40 minutos, realicen tareas elaboradas para agotar su capacidad de atención dirigida. Luego de cumplir con las tareas asignadas, algunos participantes elegidos al azar salieron a caminar por un entorno natural; otros por una zona urbana, y otros permanecieron sentados en silencio leyendo revistas y escuchando música. Al volver al trabajo, los que habían paseado por la reserva natural obtuvieron mejores resultados que los otros. También mostraron emociones más positivas y menos ira.

La pruaba continuo cuando se le mostró a los participantes fotografías de una zona boscosa y a otro grupo del centro de Estocolmo. El resultado fue que las diapositivas forestales mejoraron el estado de ánimo de las personas.

También se comparó el rendimiento de los chicos que viven en edificios cerca de un área verde y el de los que viven rodeados de hormigón estéril. El resultado: los niños que viven en entornos más verdes tienen una mayor capacidad para prestar atención, son más capaces en sus rendimientos cognitivos, y se les amplifica la sensación de inhibir los impulsos negativos.

La incorporación de naturaleza a nuestra vida cotidiana, ya sea en pequeñas acciones verdes como una maceta, cuadros vegetados o muros verdes, entre otros,  en espacios interiores o de exterior, mejora el rendimiento psicofísico y psicológico en todos los aspectos cotidianos de la vida

Fuente Clarín : Miguel Jurado- Suplemento Arq.

 

Seguinos en las Redes